Aceptar tu cabello, es aceptarte a vos misma

  • ¿Quienes somos en realidad?
  • ¿Cuáles son nuestros sueños?
  • ¿Cuales son nuestros deseos?
  • ¿Qué proyectos tenemos como seres individuales?

Preguntas que si bien las podemos responder apenas nos la formulamos, cuando las repasamos entendemos que no sabemos si son reales las respuestas, o nos vienen impuestas. Entonces nos damos cuenta que si no las sabemos contestar, debemos ahondar en nuestro propio interior, “ir hacia adentro”, de las formas que consideremos lógicas.

Existen variedades de recursos terapéuticos: análisis, reiki, biodecodificación, constelación familiar, etc. Pero como este es un espacio para el cabello, traslademos estas preguntas a él.

Hicimos un repaso de cómo fue considerado el cabello en distintos lugares y momentos de la historia

Según el chamanismo, el cabello es la manifestación física de nuestros pensamientos, y una extensión de nosotros mismos, como para la Madre Tierra, su cabello es la hierba que crece y desde tiempos ancestrales son utilizadas por los indígenas con fines medicinales.

  • El cabello tenía su lenguaje, los hombres y mujeres de sabiduría llevaban el cabello largo.
  • La raya al medio representa la alineación de pensamientos.
  • La trenza, la unidad del pensamiento.
  • El cabello suelto, seguridad.
  • El cabello recogido, convicción.

De acuerdo a la forma de llevar el peinado, describía la situación que atravesaba la persona: guerra, matrimonio, alegría, duelo, madurez, su estatus en la sociedad. Cambiaban en ocasiones privadas, públicas y ceremoniales.

El cabello representaba los pensamientos y el estado espiritual del individuo, mostrando los vínculos y la unidad espiritual de su familia, definiendo la armonía cultural y el alineamiento espiritual de su comunidad.

Cuando el cabello se caía, era recogido y mantenido en una bolsa, y al llegar la luna llena, las mujeres se reunían en una ceremonia y ofrecían el registro de sus sentimientos e ideas acumuladas en el cabello caído a los espíritus del fuego, tierra y aire para que fueran bendecidos.

Estos cabellos eran colocados en el fuego sagrado y los pensamientos y emociones de cada una de ellas se elevaban junto a sus oraciones a través del humo y el viento hasta llegar a la luna.

Algunos datos históricos

En la mayoría de las civilizaciones, el cabello largo era un símbolo de dignidad, respeto y libertad. Símbolo de honor y de poder.

Los antiguos guerreros samuráis mantenían una larga cabellera, y tenían una disciplina especial para su correcto cuidado. Lo ataban de manera particular para que éste no fuera dañado en batalla.

Para los indios americanos, la cabellera era símbolo de poder, libertad y honor.

El antiguo testamento, hace referencia a la increíble fuerza de Sansón cuyo poder radicaba en su cabello.

En muchas culturas y religiones, el cabello no se cortaba porque era parte de su esencia y cuando te conquistaban o te esclavizaban, te cortaban la melena a modo de sometimiento, separándote de tu registro, tu historia, tu ser.

Según la metafísica, el cabello es tu espejo

Mitsy Ferrant

El cabello juega un papel trascendental en la vida de uno, en el espejo que uno proyecta, en la realidad que uno percibe de sí mismo, es el mejor reflejo de sus estados anímicos y cuidados que le da. Desde la perspectiva yoguítica, el cabello es un regalo más de la naturaleza que te puede ayudar a aumentar tu energía Kundalini, lo cual a su vez aumenta tu vitalidad, tu intuición y tu tranquilidad.

Yogi Bhajan nos explica que cada cabello funciona como antena que recibe y canaliza la energía o el prana a los lóbulos frontales (parte de la mente que usamos para meditar).

Básicamente el cabello puede ser una de tus fuentes más valiosa de energía, tu espejo más fiel, tu autobiografía más certera.

Para Yogi Bhajan (el maestro encargado de introducir la práctica del yoja Kundalini a occidente) “el cabello es una de las fuentes de energía para la vitalidad humana” 

Desde el punto de vista emocional, podríamos significar el tema del cabello, de esta forma:

Nuestro cabello representa nuestra fuerza, nuestro valor, y la confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades

Tener cualquier problema en el cabello, implica que algo ha ocurrido u ocurre a diario, que nos hace perder la fe en nosotros y en la vida misma en el universo y en nuestra parte espiritual.

De esta forma perdemos la confianza en el porvenir y en el mundo.

via GIPHY

Cabello graso: estamos viviendo un conflicto en el que inconscientemente nuestra fuerza se resbala, y si además el cabello se cae, se conflicto nos quitó la fuerza, pero la queremos recuperar.

Cabello con caspa: estamos viviendo un conflicto emocional fuerte y queremos que la verdad se sepa.

Cabello quebradizo: estamos viviendo un conflicto emocional relacionado con la necesidad no satisfecha con lo divino, por ejemplo, una persona con mucha fe, descubre que ante un conflicto esa parte divina no la salvó.

Cabello con canas: al contrario de lo que las personas creen, es un síntoma positivo, son una señal de no necesitar más la aprobación de nadie. Nos convertimos en personas sabias.

Las canas significan madurez. (otra teoría dice que nos cerramos a energías vitales y los cabellos cambian de aspecto volviéndose blancos.

Si tenemos canas y se nos cae el cabello, estamos viviendo un conflicto en el que sentimos que perdemos nuestra paz interior, nuestra sabiduría, nuestras capacidades, dones y habilidades.

Cabello seco: sin vida sin movimiento, estamos viviendo un conflicto relacionado con las desvalorizaciones constantes de la persona con la que convivo a diario.

Entonces…en base a lo desarrollado hasta aquí, háganse nuevamente esas preguntas, olvidándose de lo que la sociedad actual y la moda te impone…

Y si no pueden obviar la moda, les tiramos tres frases de Coco Chanel.

  1. La belleza comienza en el instante en que decides ser tu misma.
  2. Una mujer no tiene que ser bella, tiene que creérselo.
  3. El único modo de ser irreemplazable siempre, es ser diferente.

¿Por qué nos alisamos el cabello?

¿Nos lo imponen o es un deseo interno?

via GIPHY

Muchas se preguntarán quienes somos para hacer tantas preguntas.

Pues bien, somos peluqueras cansadas de ver cómo mujeres hermosas se destruyen el cabello con tratamientos de alisados, y no solo eso, pueden provocar daños en la salud, y además no impiden que se tengan que hacer el brushing cada vez que se lavan el cabello. O sea, pierden mucho tiempo por complacer a la sociedad o a algún argumento interno, que responde vaya a saber a quién.

Cuando escribimos este artículo, relacionamos estas prácticas de alisado con la parte histórica donde en una conquista, el invasor cortaba la melena como símbolo de sometimiento.

Es hora de empezar a correrse de las expectativas ajenas y ver qué y quienes queremos ser, respetando nuestra esencia en todas sus manifestaciones.

Hoy existen una proliferación de movimientos que nos acompañan.

Es hora que seamos nosotras mismas.

Demostremos que nuestra fortuna y belleza no dependen de cómo nos peinamos, sino de nuestras capacidades, voluntades, y de cuán auténticas somos.

Nuestro cabello es una manifestación de la naturaleza de nuestra esencia. Respetémoslo como tal.

“Los tiempos difíciles despiertan un deseo intuitivo de autenticidad”

Cocó Chanel

Una nota de: @marianasolaricolorista

2 comentarios en «Aceptar tu cabello, es aceptarte a vos misma»

Deja un comentario