Masajes Capilares

Los masajes capilares contribuyen a incrementar la irrigación de sangre en el cuero cabelludo, nutriendo y oxigenando los folículos pilosos.

La irrigación sanguínea aporta variados beneficios al cabello. Nutre los folículos pilosos, fortaleciendo de esta manera el cabello. Con la irrigación, bañamos al bulbo piloso con nutrientes contenidos en la sangre: vitamina B6, azufre, etc.  

Este tipo de masajes facilitan que el sebo y los residuos existentes en la parte más externa del cuero cabelludo se liberen, mejorando la respiración de esta zona de la piel.

Debemos tener en cuenta que los folículos pilosos requieren para su funcionamiento en unas condiciones óptimas una mínima oxigenación. Dicha oxigenación dependerá de la presencia de este elemento en la sangre.
En este sentido, cuanta más sangre llegue al folículo piloso, más sano se encontrará este. 

Beneficios de los masajes capilares

  • Los masajes capilares logran incrementar tanto la microcirculación de los tejidos como la vascularización. Dicho de otra manera, se produce una beneficiosa dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Al resultar positivos para el sistema inmunológico, previenen la formación de edemas e inflamaciones.
  • Los masajes sirven para remover las toxinas y células muertas. De este modo, eliminan las obstrucciones que puedan estar perjudicando el normal desarrollo de los folículos pilosos. Recordemos que, si estos están taponados, existe una mayor probabilidad de que se vayan produciendo las miniaturizaciones del cabello, así como su atrofia.
  • Se consigue una mejor absorción de los productos en aquellos tratamientos capilares donde estos se aplican vía tópica.

La única contraindicación a tener en cuenta, es que las personas que tengan cuero cabelludo graso, pueden agravar la presencia de sebo en su cuero cabelludo si toquetean demasiado su pelo, lo que va a resultar perjudicial para el desarrollo saludable de los folículos pilosos.

Tipos, frecuencia y precauciones

Podemos encontrar varios tipos de masajes, como por ejemplo:

  • Masajes matutinos: con fines energizantes
  • Masajes nocturnos: con fines relajantes

Para que los masajes capilares tengan eficacia, es necesario realizarlos con frecuencia a lo largo de la semana, por ejemplo, 2 o 3 veces.

No obstante, no es nada conveniente realizar masajes sobre cuero cabelludo con inflamación, grietas, heridas abierta en la piel, granos, lunares o erupciones cutáneas.

Estilos y formas de masaje

  • Ascendentes: hacia arriba y en círculos, desde la nuca hacia la conorilla y desde la coronilla hacia las sienes.
  • Golpeteo suave: con la yema de los dedos un suave y rítmico golpeteo acompañado de pequeños “tirones” de cabello sostenido en la raíz.  
  • Fricciones: se realizan en forma circular o en vaivén en un solo sentido, de manera lenta, suave y uniforme.
  • Frotaciones: se desliza la palma de la mano o la yema de los dedos comprimiendo con mayor o menor intensidad la piel y realizando círculos o espirales.
  • Percusiones: se efectúan golpes rápidos y breves efectuados con las yemas de los dedos o la palma de la mano en forma cóncava.
  • Presiones: se comprime una zona con la palma de la mano, las yemas de los dedos o la mano cerrada.
  • Vibraciones: se llevan a cabo con la palma de la mano o la yema de los dedos ejerciendo una leve presión sobre la piel al tiempo que se realiza la vibración.

Fuentes colaboradoras: @twins_peluqueria | @mena.martinez.msk

Deja un comentario

SUGERENCIAS PARA UNA PRÓXIMA NOTA EN EL BLOG